miércoles, 2 de febrero de 2011

Carmen Jodra



En el año 1999, Carmen Jodra Davó -por entonces con sólo 19 años- ganó uno de los más prestigiosos certámenes poéticos: el XIV Premio de Poesía Hiperión. El libro era Las moras agraces. El adjetivo “agraces” significa “sin madurar”, y le va al libro maravillosamente. Los poemas de esta autora, las moras de las que también habla el título, eran entonces un soplo de frescura, poemas nacidos de la juventud de quien los escribió, pero sin que por ello dejaran de mostrar ya una voz singular que pedía su espacio. Entre los poemas de aquel libro traigo uno a este rincón de la poesía por su significación, porque me ha parecido desde entonces un hermoso canto en el que nos identificamos todos los letraheridos, todos los afectados por el veneno de la literatura:

Señores, yo sé bien de los venenos
de la literatura:
la tiranía impúdica y terrible
de una Belleza impura
que nos mancha los labios de palabra,
los ojos de figura
y el cerebro de sueños o pecados,
en flagrante, diabólica impostura.
No la deseo a nadie,
y nadie debe desearla nunca,
pero benditos los que se someten
a su mirada oscura.

3 comentarios:

Rosa dijo...

Nos gustaría ver publicado algún día un libro tuyo, seguro que tendrá emociones varias y calidad literaria.Ánimo.

MITOAGUIMES dijo...

Hermosos y sentidos versos, un verdadero aperitivo que nos anima a conocer a esta poetisa tan precoz. Su edad me recuerda al joven poeta canario Féliz Francisco Casanova, un autor sorprendente, el Rimbaud español y uno de los poetas malditos que murió misteriosamente a los 19 años (1976), después de obtener los mayores galardones canarios en poesía y novela con diecisiete y dieciocho años respectivamente, y todo eso a pesar de que su verdadera pasión era la música. Recientemente "ha resucitado" con la reedición de su novela "El don de Vorace". Creo que tu podrías resucitarlo otro día en este espacio comentándonos su poesía.

Amando Carabias María dijo...

Muchas gracias por esta presentación de Carmen Jodra.
He aprovechado para curiosear por la Red, que para eso es la red y he descubierto a una mujer que sigue madurando en veta poética, que es licenciada en filología clásica por la UAM de Madrid y que sigue atacada por los venenos de la literatura